En el principio Eri Chiemi

Eri Chiemi tenía dieciocho años cuando grabó esta versión del “Rock Around the Clock“, en el verano de 1955. La original, interpretada por Bill Haley & His Comets, había arrasado en las listas de ventas de los Estados Unidos tan solo seis meses antes, erigiéndose como el primer éxito oficial de la historia del rock ‘n’ roll. El germen de la fiebre no fue la radio -era una cara B- sino la gran pantalla: la canción apareció en los títulos de crédito de la película Semilla de maldad (Blackboard Jungle), con Sidney Poitier en el papel de estudiante problemático. En las ocho semanas que siguieron al estreno, entre enero y febrero de 1955, “Rock Around the Clock” vendió un millón de copias en los Estados Unidos. Y ya ese verano Eri había hecho su versión bilingüe en Tokio. No solo es precoz, también es de las buenas. Quiero decir que no fue una lectura inocente. No es una canción ñoña, ni tampoco es cute. Es rock ‘n’ roll, cantado con seguridad y aplomo.

El motivo por el que no escuchas guitarras es porque aún no había guitarras eléctricas en Japón. Tan temprana es. Y el motivo por el que suena jazzy es porque Eri Chiemi llevaba desde los catorce años haciendo las delicias del público con sus aproximaciones a Louis Armstrong y compañía. Como, por otro lado, no había nada con lo que compararla, “Rock Around the Clock” iba a ser tocada en clave de jazz, la forma original de rebeldía juvenil.

Antes del nacionalismo desquiciado, de la expansión imperialista y de la guerra perdida de antemano (una larga alucinación que duró entre 1931 y 1945) Japón escuchaba mucho jazz. Y antes de Hiroshima y Nagasaki, el país ya era un montón de escombros y un escaparate de penurias; además, solo un puñado de gente creía que el emperador fuera un semidios o que estrellarse con un avión en un portaviones por el bien de la patria tuviera mucho sentido práctico. Así que los americanos -que desembarcaron en Tokio en septiembre de 1945 y gobernaron Japón de facto durante más de una década- fueron recibidos con alegría. Con ellos regresó el jazz, promovido en la radio como complemento ideal a los valores democráticos. Y aunque fuera sinónimo de contracultura, el rock sirvió el mismo proposito. Había defensores de la tradición, sí, pero en general la atmósfera era futurista.

En el Japón de postguerra, tener un don para el espectáculo podía ser una bendición: mientras que el salario medio de un oficinista en 1950 era de tres mil yenes, un músico de orquesta ganaba 20000, y algunos hasta 50000.  Así pues, la familia de Eri Chiemi no tuvo inconveniente en que la niña frecuentara los clubes nocturnos que rodeaban las bases militares. Su educación fue el jazz y el jazz fue su vida, a pesar de los devaneos con el rock y otras formas musicales más conservadoras, como el enka. Siguiendo la costumbre de la época, fue invitada habitual en los programas de variedades de la televisión nacional, e hizo también muchas películas, una de ellas junto a sus dos grandes competidoras, Misora Hibari e Izumi Yukimura.

Izumi, Misora y Eri en Janken Musume, también de 1955

Su primera canción de estudio (“Tennessee Waltz“, 1951) sería también su primer éxito, y el mayor. De hecho, en una u otra versión, ya fuera yanqui o nipona, “Tennessee Waltz” fue el tema más vendido de la historia en Japón hasta 1974.  Ese año precisamente Eri grabó su último sencillo. A partir de ahí comenzó su decadencia. Como haciendo una ofrenda macabra al espíritu de “Rock Around the Clock”, su muerte fue muy rock ‘n’ roll. Todo el mundo sabe cómo terminó John Bonham en 1980. Eri Chiemi murió de la misma forma, en 1982, a la edad de cuarenta y cinco años.

.

2 pensamientos en “En el principio Eri Chiemi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s