Shonen Knife – Madrid 15/05/2010

Concierto Shonen Knife

Madrid, 15-5-10

Sala Gruta 77

Era 15 de mayo y noche de celebración. La gente venía con ganas, terminados los conciertos y las copas en otras partes de la ciudad. Muchos vendrían de la Gran Vía donde cien mil personas personas se concentraban para ver el espectáculo de cien mil personas viendo a otras tantas en un juego de espejos imposible. Yo mismo fui a la fiesta -en la Plaza de España había un escenario que esperaba a La Unión, me parece- y lo hice soportando con estoica dedicación mi fobia a las multitudes. Es decir, lo hice por dar gusto a mi acompañante, quien a su vez y por darme gusto me acompañaba a ver a Shonen Knife, un grupo del que ella nunca antes había oído hablar.

Naoko

Calculo que más de tres cuartos de la audiencia eran primerizos. Cuando Naoko (voz), Ritsuko (bajo) y Emi (batería) cruzaron el local antes del concierto, y aún vestidas de civil, nadie las reconoció. Es más, me parece que fui el único que señaló con el dedo, como un niño sin modales. Las acompañaba un tipo a quien ni miré ni vi, porque ni me interesaba ni llevaba las gafas puestas. Se paró delante de mí por un minuto, se giró un par de veces y di por sentado que era algún bloguero o un friki del internet, y que me había reconocido en una de las pocas fotos de moi que hay por el ciberespacio.  Se acercó, me preguntó y al cabo de un instante recordé. Era Pablo Navarro, gran amigo de la infancia a quien no veía desde antes de la guerra (por así decirlo) y que viajaba con Shonen Knife. Pablo -para mi sorpresa- es el cantante de Jugoplastika, el grupo que teloneó al trío de Osaka en Valencia y Barcelona. En esta ciudad, según parece, Shonen Knife despidieron a su road manager y se quedaron sin medio de transporte. Los de Jugoplástika se ofrecieron a traerlas a Madrid y así Pablo estaba de road manager improvisado en el concierto de Gruta 77, aunque en esta ocasión su grupo no tocara.

Las puertas abrieron a las 11, una hora indecente en cualquier otra parte del mundo pero normal in Spain, y los teloneros no salieron al escenario hasta media noche por lo menos. En dos palabras: en-algún-lugar-del-power-pop-cuyo-nombre-no-quiero-recordar aunque sonaran bastante bien, y aunque yo me impacientara porque sólo quería mi ración de  Shonen Knife. Además había venido conduciendo así que mientras esperaba me bebía una triste tónica a sorbos.

Ritsuko

A la una más o menos SK se subieron al escenario a colocar sus pedales, afinar sus guitarras y, en fin, todo aquello que suelen hacer los roadies. Shonen Knife mantienen los pies en la tierra, a pesar de ser un grupo de culto y de llevar galones como “la banda que Kurt Cobain adoraba”, “los Ramones japoneses”, “las herederas del pop-punk de los 80” y un sinfín de títulos honoríficos más. Como la vez anterior, nadie pareció tomar cuenta de su presencia y no hubo silbidos ni griterío de ninguna clase. La señal para empezar a aplaudir fueron los uniformes (diseñados por Atsuko, hermana pequeña de Naoko y batería original) que vestían la segunda vez que aparecieron sobre las tablas.

Entre los entendidos, que estiraban el cuello para ver mejor el fondo del escenario, se palpaba la curiosidad por conocer a la nueva batería. En un momento de la actuación hablé con el tipo que estaba a mi lado, quien demostró tener un conocimiendo enciclopédico sobre la historia de las baterías de Shonen Knife. Emi es joven, tiene 18 años, y toca con mucha energía y mucho ritmo. Es también muy dicharachera, la más abierta de las tres, a pesar de no llevar más de cuatro o cinco semanas en el grupo.

El concierto se abrió con el clásico “Twist Barbie” y siguió con una serie de temas de rigor: “Super Group”, “Sushi Bar”, “Banana Chips”… Se saltaron algunas de las melodías obligatorias en mi biblioteca como “I Wanna Eat Choco Bars” y “Catnip Dream“, la favorita de Jeff Buckley -aunque ésta por una vez no la compusiera Naoko sino la ex-bajista Michie Nakatani. Tocaron durante hora y media y se dirigieron al público constantemente, sonriendo y esforzándose por hablar en castellano. Naoko es una aficionada al tenis, deporte que practica un par de veces a la semana, y llegó a comentar en la lengua de Cervantes que hoy (es decir, ayer) jugaba Rafael Nadal en el torneo de Madrid y que le gustaba mucho el chaval. Además la voz cantante apuntó que no era la primera vez que venían a Madrid, como yo y todo el mundo creíamos, sino la segunda, diecisiete años después de su anterior visita. Gracias, thank you y arigato siguieron a casi cada canción. A medio camino se detuvieron y Naoko nos  presentó a Emi (el público: “Eeeeemi”, “Eeeeemi”), Emi presentó a Ritsuko (“guapa!” “guapa!”) y Ritsuko presentó a Naoko. Esta última, y sin duda porque la audiencia es caprichosa, se llevó una ovación algo más contenida, a pesar de ser la voz, compositora y único miembro original.  Las tres, en cualquier caso, lo dieron todo y fueron celebradas con frenesí por un público cada vez más entregado y, por sectores, cada vez más ebrio. Hubo varios intentos de stage diving, todos ellos femeninos. La única pega fue el sonido de las guitarras: me di cuenta con los teloneros de que parecían tener muy poco volumen, y el problema se repitió con Shonen Knife, aunque el bajo de Ritsuko es una maravilla y nadie pidió la hoja de reclamaciones.

Ritsuko, izq. - Emi, centro - Naoko, der.

Al terminar: cánticos futboleros, firma de CDs, fotos, camisetas. Las tres y media de la mañana y todo el mundo feliz y contento.

¿Estuviste en el concierto? ¡Déjanos tus impresiones!

No te pierdas la entrevista que le hicimos a Shonen Knife hace unas semanas.

7 pensamientos en “Shonen Knife – Madrid 15/05/2010

  1. Yo estuve en Barcelona y fue brutal!!!! Eramos muy pocos, parece que en Madrid fue mas gente. Aún así, increible. Además, pudimos hablar “in person” con ellas antes del conciertaco, “regañándolas” por no haber venido mucho antes por tierras hispanas…

  2. yeahh¡¡ un concierto muy chulo estupendo ,ya me hacia falta ami unconcierto de essos “autentic” estuvimos en madrid un amigo y yo en primerisima fila veniamos de orihuela (alicante) ya alas conociamos desde principios de los 90 aki las pinchavan en la gramola una muy buena sala de conciertos en orihuela, en fin charlamos con ellas ,nos firmaron y tambien soy de tu opinion de ke la mayoria de gente no las conocia mucho ni de k son todas unas leyendas por lo menos para mi colega y para mi muy chulo tu comentario un saludo desde orihuela y un saludo para lucia de jugoplastica chauu

    • Yo me lo pase muy bien, fui porque fue uno de mis grupos de los 90, pero las tenía totalmente olvidadas y fui sin ninguna expectativa, a pasar un buen rato y me sorprendieron, sonaron muy bien, y fueron muy divertidas. Increible que la bateria llevara 5 semanas!

  3. En Barcelona también estuvieron geniales. El concierto no decayó ni un minuto, y el repertorio fue una pasada. Y como decían por aquí, la batería novata, vamos, impecable. Viva Shonen Knife!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s