Emy Jackson & The Smashmen (1965)

La escuela yeyé japonesa es muy nutrida, y sería complejo escoger una voz que la representara. Emy Jackson es una de las más peculiares, pues no cantaba en japonés. Y sobre todo, no era japonesa.

Nació en Essex (Inglaterra) con el nombre de Emy Eaton, y cuando aún era una niña su familia se mudó a Yokohama. Esta ciudad portuaria era «el Liverpool japonés«: por allí entraban las importaciones del otro lado del Océano Pacífico, allí estaban las bases militares estadounidenses más importantes, y en sus clubes actuaban los pioneros del pop y el rock ‘n’ roll nipón. En Yokohama, pues, Emy Eaton aprendió la lengua y se convirtió en una especie de mestiza (hafu) cultural.

Imagen

Esta circunstancia le ayudó a conseguir, a los dieciocho años, un trabajo como pinchadiscos en un programa de radio local. Al igual que pasó con otras solistas de la época, Emy Jackson fue descubierta de casualidad, mientras canturreaba una canción. La melodía fue captada por los micrófonos de la emisora y las noticias de su talento llegaron a oídos del jefe de Columbia Records en Japón, Akira Izumi. Este no tardó en apadrinar a la joven británica, animándola a que interpretara temas japoneses en inglés, una estrategia comercial inédita. A pesar de que llevara media vida en Japón, Columbia lanzó a Emy a través de la filial CBS, dedicada a artistas «importados».

Su primer gran éxito fue “Crying in a Storm” (涙の太陽, abril de 1965), compuesto por su profesor de canto Yasutoshi Nakajima. Desde el punto de vista artístico, lo más interesante es la melódica instrumentación: todavía surf -los Beatles aún tardarían un año en aterrizar en Tokio- pero ya sin duda pop. La banda es The Smashmen, un combinado de músicos de estudio que iban y venían, con la excepción de un coro de cantantes filipinos, que acompañaría a Emy Jackson durante el resto de su carrera. A “Crying in a Storm” le siguieron ocho sencillos entre 1965 y 1966, todos ellos escritos originalmente en japonés por Nakajima.

Imagen

Emy Jackson fue conocida e imitada en toda Asia. Rita Chao, la solista más famosa de Singapur en los años 60, saltó a la fama con dos versiones de «Crying in a Storm», una en inglés y otra en mandarín. En Japón, la estrategia lingüística funcionó: Emy Jackson no fue la primera en superar la barrera del millón de álbumes vendidos, pero sí la primera en hacerlo cantando en inglés. En 1973 se retiró, compró un pequeño restaurante a las afueras de Yokohama y desapareció de la escena musical con la misma fugaz elegancia con la que había entrado en ella.

Noodles: Explorer

En las tiendas desde hace un par de semanas, Explorer es el disco número dieciocho del trío Noodles. Dieciocho, entre epés y elepés, se dice pronto. Y es que Yoko, Ayumi e Ikuno llevan tocando juntas desde 1993. No lo parece, a juzgar por su último vídeo, que ayer mismo subieron a YouTube.

Se conocieron en los alrededores de un local de conciertos en Yokohama, ciudad de gran tradición musical (por su puerto entraron el jazz y el rock ‘n’ roll) y en 1994 firmaron con el sello Benten. Entonces era un recién llegado, con un montón de bandas femeninas post-Nirvana en su plantilla. Hoy es uno de los mejores exponentes del indie japonés en el extranjero. Su fundadora y jefa, Audrey Kimura, es también la organizadora de Japan Nite, una gira conjunta por varias ciudades de Estados Unidos que se celebra anualmente desde hace 13 años. En 1995 Noodles tuvieron su mayor éxito de ventas en Japón,«Booster», escrita para un spot de Coca-Cola. En 1999 dejaron Benten para unirse a Delicious Label, de Sawao Yamanaka, miembro del grupo power-pop The Pillows. Su fama internacional ha crecido en la última década, sobre todo en California, a donde van con frecuencia. Junko, la segunda guitarrista, abandonó la banda en 2004. Pero ahí siguen las otras tres, al pie del cañón.

A quien conozca los años 90, Noodles le sonará familiar: Breeders, Pixies, Weezer son algunas de las referencias. Canciones sencillas, guitarras saturadas de distorsión y melodías pop, con letras cantadas en inglés y japonés a partes iguales. Explorer merece la pena,  y viene con dos temas en directo en DVD. Lo puedes conseguir a través de Amazon.co.jp.

—-

—-