El auge del K-pop (y el declive del J-pop)

“Gentleman”, el último sencillo de Psy, ha superado ya los 500 millones de vistas en YouTube. Va camino de convertirse en el vídeo más visto de la historia. Con permiso de “Gangnam Style”, claro. El pop surcoreano (K-pop) parece haber surgido de ninguna parte. Hasta hace apenas unos años, Japón era el único país asiático del que nadie sabía nada, musicalmente hablando. Y había que ser un friki para saber algo. Como bien indica Google Trends, el ascenso del K-pop entre la comunidad global de fans es paralelo a la pronunciada crisis de su homólogo nipón. En una palabra: Corea (en color azul) ha ocupado el vacío dejado por Japón (en color rojo). Los picos de “Gangnam Style”, a finales de 2012, tan solo apuntalan el auge del K-pop.

kpop jpop

El resto es un artículo que he escrito para Entretanto Magazine. Aquí puedes seguir leyendo.

Anuncios

Cibo Matto y el mercado

En 2012, el año de “Gangnam Style”, las ventas de libros en Corea del Sur cayeron un 20%. No hace falta leer para ser desarrollado. Es así, y si te pica te aguantas. “¿Qué es Gangnam Style?”, se pregunta esta profesora: “es el modo de vida adinerado y materialista que persiguen las generaciones jóvenes en Corea del Sur”. Es una sátira, claro. Por otra parte, acabo de saber que Japón está a punto de convertirse en la mayor industria musical del mundo en volumen de ventas. Esto se debe a que en el país nipón se venden más CDs que antes (inverosímil pero cierto) mientras que en EEUU la caja registradora se despeña con lentitud, tal y como uno esperaría. El último single de AKB48, “Sayonara Crawl”, despachó 1.763.000 unidades en su primera semana, batiendo así el récord que ya había establecido en 2012, con “Manatsu no Sounds Good!”. Además, el mega grupo nipón acaba de superar a Ayumi Hamasaki como artista femenina más exitosa de la historia. Estos números ponen a Japón muy cerca de Estados Unidos, cuya industria es a pesar de todo bastante más saludable que la europea.

worldrevenues2012-1Yuka Honda y Miho Hatori, Cibo Matto, nacieron y crecieron en Japón, aunque su carrera artística comenzó cuando se mudaron a Nueva York. Abanderan como nadie la década de 1990. El sampleado es su especialidad y Viva! La Woman (1996) tiene que ser uno de los mejores discos en la colección de quienquiera que lo tenga. Acaban de tocar en Londres, invitadas por Yoko Ono, comisaria artística del festival Meltdown en su edición de 2013. En el programa también está la primera representación completa del disco Double Fantasy, el último que hizo John Lennon, junto a su esposa, poco antes de morir. Si lo escuchan, apreciarán la influencia que tuvo Yoko (la parte new wave de la ecuación) en solistas niponas de los años 80, sobre todo Jun Togawa. Y Jun Togawa es una diosa en mi Panteón Personal del Pop, así que chapeau Yoko. Los lazos entre Yoko Ono y Cibo Matto son casi familiares: Sean Lennon fue el bajista oficial del grupo cuando aún era adolescente (y durante años fue también el novio de Yuka Honda). En Londres se subió al escenario como invitado especial.