about tess | song of the bird

Además de las dos guitarras, dos bajos y dos baterías. El resultado tiene que ser bueno, muy grave, del tipo que arruina los altavoces. About tess se mueven por el circuito de clubes tokiota, siguiendo los pasos de Toe, Mouse on the Keys, Nisennenmondai (a quienes algunos pudieron ver en Barcelona hace unos días) y otros grandes del jazz-rock instrumental y/o matemático nipón. Song of the Bird (2011) es su segundo álbum e incluye cuatro variaciones del tema, claro, “Song of the Bird”.

1. Song of the Bird (Beginning from Decision)
2. Song of the Bird (Requiem for few musical instrument players and a dead bird)
3. Song of the Bird (Somewhere or Nothing)
4. Song of the Bird (Phantom of the Bird)

Enlaces:

about tess web

Virgin Babylon Records

toe, días normales

A lo mejor un día le dedicamos una entrada al cirque du soleil mediático, a la orgía del apocalipsis. Como bien dicen muchos, por el momento la verdadera urgencia de Japón es atender a los afectados por el terremoto y el tsunami, al norte de Fukushima. A la gente cada día le cuesta más dormir en una cancha de baloncesto. Y a quién no le gusta volver a la normalidad. Por eso lo suyo es donar lo que puedas, si puedes, a la causa. Los instrumentales Toe se apuntan invitándonos a descargar el single “Ordinary Days” a través de iTunes.

Más opciones:

Por cierto, el otro día Akane Indie cumplió un año. Lo que quería decir sobre el indie japonés está más o menos dicho. Para no acomodarme demasiado, a partir de ahora dedicaré una parte de mi tiempo libre a otras regiones y otras cosas. Menos entradas, vaya.

Nisennenmondai: el efecto 2000

Con estas salían Radiohead en Twitter hace unas horas, dejando al público en vilo, sobre todo al japonés. El tweet insinuaba un misterioso concierto callejero en Shibuya (Tokio), en la víspera del lanzamiento de The King of Limbs. Luego la banda oxoniana se ocupó de desinsinuar (o desmentir) los rumores a través de NME. Según parece, el evento estaba planeado pero se canceló  en el último minuto por riesgo de avalancha, pandemonio y pánico mortal. Aun así la gente, siempre dispuesta  a perder los papeles, se ha acercado en masa al lugar del anti-concierto.

Esta entrada celebra lo nuevo de Radiohead, que felizmente se parece a Kid A, para muchos el mejor disco de la década pasada, y para mí también. Alrededor del año 2000 cientos o miles de bandas brotaron, cual champiñones alternativos, inspiradas en ese álbum. Y entre todas las canciones, la más emulada  fue “The National Anthem”, una espléndida tortura musical. En Japón, la cogieron e hiceron cosas como esta:

Nisennenmondai suenan al año 2000. Su nombre, de hecho, se refiere al famoso cambio de dígitos en la fecha de los ordenadores: ese riesgo de avalancha, pandemonio y pánico mortal que no lo fue, o no más que cualquier otra fiesta de Nochevieja. Nisennenmondai son tres, Sayaka Himeno (batería), Yuri Zaikawa (bajo) y Masako Takada (guitarra).  Su primer disco llevó por título Sorede Souzousuru Neji (2004) y desde entonces han publicado cuatro o cinco más, así como un DVD en directo. Se han ganado los elogios de próceres del indie de la altura y excelencia de Battles y Lightning Bolt. La repetición es lo suyo. Visita su MySpace.

Sakerock | MUDA

Sakerock tienen uno de los mejores nombres del indie nipón, al menos desde mi perspectiva gaijin (igual en Japón suena tan mal como sangríarock, quién sabe). Vamos con más y más grupos instrumentales, o semi-instrumentales en este caso, que son muchos y muy buenos. Sakerock llevan bastantes años juntos, tienen cuatro discos grandes en el mercado y suelen aparecer en los carteles de los festivales. Muda salió en diciembre del año pasado. Puedes conseguirlo a través de  su página web.

rega: instrumentalismo

El rock japonés no sería lo que es si no fuera por la música instrumental. Por estas partes, los grupos sin voz son pocos y hasta exóticos, aunque los hay y muy buenos -quien me siga en Twitter a lo mejor me ha oído hablar leído escribir de los madrileños Toundra. En Japón hay una larga tradición, que se remonta a la visita de los Ventures, allá por 1963, y a la consiguiente “Venturemanía”.

Mi teoría es que el idioma siempre ha sido crucial, que en Japón el inglés fue durante muchos años la única opción -la lengua del rock-y que no mucha gente lo habla, y mucha menos lo pronuncia.  De ahí que tantos  grupos se limiten a tocar sus instrumentos mientras sus miembros se miran los unos a los otros. La calidad es apabullante, especialmente cuando se presta atención a la cantidad. No hay uno ni dos ni tres grupos buenos, sino veinte o treinta. Además, es un tipo de música que cae muy bien entre el público indie. Gusta mucho en Japón.

De cualquier manera, estos son REGA, una de las sorpresas de 2009 y muy activos durante 2010. Tienen dos álbumes completos en el mercado (Million y Lyrics) y un número importante de trofeos en su currículum: récord de ventas en portales indie, grupo del año para varias tiendas y distribuidores etc. Ahora trabajan para JVC así que no se andan por las ramas. REGA son Ryiji Ide (guitarra), Akinobu Aoki (bajo), Takafumi Miyake (batería) y Akira Yotumoto (guitarra). Vienen de la parte meridional de Japón, aunque viven y tocan principalmente en Tokio. Post-rock, math rock, rock progresivo, jazz rock… y el funky es la marca de estilo. Por último, una para el club de fans de la pandereta: qué bien suena el bombo de esa batería, ¿no?

Visita su Web