Revista Eikyô: número 10 a la venta

Eikyo_Portada

Ha salido la revista Eikyô, como siempre llena de cosas interesantes: historia, cine, manga, arquitectura, origami, reseñas y por supuesto música. Esta vez he escrito sobre el mega-conjunto ska Shibusashirazu Orchestra. Se trata de una troupé de músicos, bailarines y actores que va de gira por los festivales del mundo. Aunque recuerda a otros grupos similares (empezando por Mano Negra en España) SO incorpora elementos originales. Por ejemplo, algunos de sus miembros evocan los movimientos del butō, el baile lento, catárquico y triste, desarrollado en Japón a raíz de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Y no deja de ser una fiesta. Compra Eikyô online.

Anuncios

Geisha con tocadiscos, ca. 1920

Esta es una de mis fotos favoritas del mundo mundial: una geisha posando con un tocadiscos portátil, circa 1920. Japón se apuntó a la música de corte occidental desde finales del siglo XIX, gracias al influjo de las orquestas militares estadounidenses. El gramófono llegó sin falta alrededor de 1880. El jazz dio lugar al llamado kayōkyoku, el precedente del pop actual. Según algunas fuentes, la primera canción “pop” nipona fue “Kachūsha no Uta”, una interpretación musical de Tolstoy, compuesta por Shinpei Nakayama en 1914. Esta foto fue premeditada, y seguramente tuvo lugar en un estudio. Me recuerda a esas instantáneas de orgullosos jefes indios en los Estados Unidos, los últimos heraldos de la historia pre-moderna. En este caso, el propósito era mostrar el encuentro entre tradición y modernidad, algo que en Japón es en sí mismo una tradición desde hace por lo menos cien años. La fuente de la foto es esta prolífica y maravillosa cuenta de Flickr.

El tocadiscos es de la marca Nipponophone, fundada en 1910 y la primera en producir este tipo de artilugios en Japón. Después de la Segunda Guerra Mundial pasaría a llamarse Nippon Columbia y es conocida como Columbia Music Entertainment desde el año 2002. Curiosamente Nipponophone estaba orientada a los expatriados; de ahí que se vendiera en inglés al exclusivo precio de 30 yenes. Digo “curiosamente”, porque por aquel entonces ya había una clase media japonesa, urbana y cosmopolita, dispuesta a consumir y a creerse la publicidad. Quizás aún la burguesía nipona no era tan pudiente o caprichosa como la estadounidense. Este era el modelo Eufon, no iPhone, una joya compacta, hecha de roble dorado, donde cabía el brazo desmontable y la manivela para su transporte. Lo más notable es la falta de altavoz, tan característico en los gramófonos antiguos. En su lugar, el cuerpo del aparato hacía las veces de caja de resonancia. Por la calidad de la madera, “capaz de resistir cualquier clima”, y por su relativa ligereza, el Eufon también estaba dirigido a satisfacer los extravagantes hábitos auditivos de “los viajeros al Lejano Oriente”.

He recibido un par de telegramas preguntando acerca del estado del blog. Me alegra informaros de que no estoy muerto. De hecho, todo el equipo de Akane Indie sigue con vida. Nadie está gravemente enfermo ni sufre de vapores, histeria o licantropía. El motivo de mi tardanza personal es el trabajo y las muchas distracciones que produce vivir en un país extranjero, es decir, uno que no es Japón. Sigo por Asia, haciendo labores de profesor universitario en el este de Tailandia. Debería escribir sobre Tailandia, aunque no es lo mismo, es otra historia sobre la que no sé si tengo ganas de escribir por el momento.

El jazz latino japonés en Eikyô

No está bien el autobombo. En mi caso, viene justificado por el hecho de que raramente puedo hacerlo. Además, así hablo de la revista Eikyô. Pues bien, en su edición de verano podéis encontrar un artículo sobre la tradición del jazz latino en Japón, escrito por un servidor. El texto se centra en el grupo PE’Z, el más célebre en su estilo junto a Tokyo Ska Paradise Orchestra, que en septiembre visitará Barcelona. Al pie de la entrada puedes ver un vídeo.

Eikyô, “influencias japonesas”, es una gran iniciativa, por dos motivos. El primero es que indaga en el cool Japan, pero no tanto en el manga, los videojuegos y el cosplay, como en aspectos a los que se suele prestar menos atención, por ejemplo la arquitectura. El segundo motivo por el que Eikyô es bienvenida es que es una revista tradicional. Este es un logro similar al de vender vinilos en la era de los MP3’s.  Y un placer igual, el de tocar la cultura con la yema de los dedos. La calidad del papel es buena y la organización de los artículos (con grandes fotografías) es muy tsukiyama, si se me permite la expresión: bastante exquisita. Y da gusto sentarse a leer en el sofá, algo que a lo mejor no hacemos lo suficiente. Eikyô la podéis recibir en casa por 12 euros al año, o podéis salir a la calle y comprarla, cada vez en más lugares.

Skapara, por cierto, tocan en Barcelona mañana 9 de julio; en Madrid el 11; y en Bilbao el 12. El año pasado los vimos en Madrid y, fotográficamente, en Barcelona.

Indie japonés: los 11 mejores vídeos de 2010 (5-1)

  • Segunda y última parte de nuestro top 11 de 2010. No te pierdas la primera parte, del 11 al 6.
  • Otra vez te recomendamos que veas todos los vídeos en 480, 720 o incluso 1080 pegamoides.

———–

5. Porque la bailaora me llamó mucho la atención en su día. Porque baila en una cueva, a contraluz, y en blanco y negro. Porque si no conocías la música de LOSTAGE, a lo mejor te ocurre como a mí en su día y estás flipando.

4. Porque ETSUKO YAKUSHIMARU es un dilema encerrado en un misterio. Porque creo que hablaremos mucho de sus proyectos en 2011. Porque su voz es el complemento ideal a este tema del dúo de bateristas D.V.D. (Drums Visuals Drums) expertos en sincronizar luces y tambores.

3. Porque, para hacer un vídeo hipnótico, a  FUYUKI YAMAKAWA solo hay que ponerle una cámara delante.

2. Porque AFRIRAMPO es de lo mejor que ha dado Japón en los últimos 10 años y porque en 2010 se disolvieron. Y porque el vídeo es pura alegría, pura energía.

1. Porque esta fue una colaboración múltiple: el músico YOSHINORI SUNAHARA, la vocalista Etsuko Yakushimaru (otra vez), los animadores del estudio MADHOUSE y la novelista Tomihiko Morimi, cuya obra Yojōhan Shinwa Taikei (“Cuatro crónicas y media de mitología tatami” o The Tatami Galaxy en inglés) fue convertida en mini-serie de TV. Porque el resultado, empezando por los títulos de crédito, fue más que interesante. Porque el indie a veces, milagrosamente, se cuela en horarios de máxima audiencia.

Popsters: modales en el metro

Se me han acabado las pilas del walkman, así que hoy no hay música. En su lugar hay pósters, que en Akane Indie gustan mucho. (En general nos gusta todo lo que venga con dibujos.) Gracias a Pink Tentacle, hemos conocido esta fenomenal serie de carteles. Son consejos o advertencias sobre modales, inspirados en iconos pop y clásicos, que decoraron la red del metro tokiota entre mediados de los años 70 y principos de los 80. La fuente original es el libro Manner Poster 100 (o Travel Manner Posters 100)  publicado por Teito Rapid Transit Authority en 1983, y del que no he podido encontar ninguna información online. ¿Alguien lo conoce?

 

.

Superman dice: no tires el chicle al suelo, puaj! (1976)

 

 

 

Jesús a los apóstoles: que no se os olvide el paraguas (1981)

 

 

No corras, por dios (1979)

 

 

¡Mira! No, no a mi escote, a tu paraguas (1976)

 

 

El Gran Monopolizador, de asientos (1976)

 

 

Marcel Marceau te cede el sitio (1978)

 

 

Hasta Napoleón paga su billete y te invita a tener el tuyo a la vista (1978)

 

 

María está cansada, déjale tu asiento (1977)

 

 

Papa Noel, has bebido demasiado güisqui ¿no? (1976)

 

 

¡Otro **** paraguas! (1980)

 

 

¿El pensador? El que no piensa (1981)

 

 

Mind the door! Plunk! Zas! Uarrrrrrg!! (1977)

 

 

Por el traje parezco un niño repelente, pero cedo el sitio (1979)

 

 

John Wayne, héroe del Noodle Western, dice: no fumar durante la hora punta (1982)

 

 

Cuando suena el silbato, Cenicienta, es demasiado tarde para subir al tren (1977)