Shugo Tokumaru: alquimia

Lo más probable es que si conoces el indie japonés, hayas oído hablar de Shugo Tokumaru, paladín del pop electroacústico y digno heredero de Cornelius. Al igual que el ex-Flipper’s Guitar, Shugo hace canciones que solo son ligeras en apariencia: lo que busca es no perder la melodía -la tradición Beatles– al entrar en el terreno de la experimentación. Este es, creo yo, el más-difícil-todavía de la música popular. Shugo es un explorador incansable. Prueba de ello es la lista de ochenta y tantos instrumentos que aparece en los libretos de sus discos, y que toca solamente él. Todos estos sonidos, tantos y tan extraños como pasar una noche en la selva, no le intimidan. Al revés, se encuentra como en casa en cada uno de ellos. Parece haber dado con la piedra filosofal.

El resultado de sonar tan bien al oído es una creciente fama mundial. Shugo Tokumaru ha llenado salas grandes en los Estados Unidos, viaja con frecuencia a Londres y sus temas han sonado en anuncios y películas. Estuvo por España también. Cuando Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Shugo: La Blogothèque le visitó en Tokio, como ya dije hace unos meses.

Port Entropy (2010) es el quinto disco de estudio de Shugo Tokumaru. Para algunos medios, el disco japonés del año. Con razón. Cómpralo en Amazon, por ejemplo.

—————

Visita su MySpace

————–

Un pensamiento en “Shugo Tokumaru: alquimia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s