Tokyo Ska Paradise Orchestra: Madrid 7/9/10

Desde que empezamos con Akane Indie he cubierto un puñado de conciertos japoneses en España, pero ninguno de la magnitud de Tokyo Ska Paradise Orchestra.  Skapara, como se les conoce  a veces para abreviar, están a otro nivel en lo que a reconocimiento se refiere. Skapara viajan con roadies y llenan salas grandes allá donde van. Creo, por lo que vi anoche, que hasta la prensa nipona les sigue. Prueba de su estatus musical es que el grupo no se afana tanto en vender camisetas después del bolo (una de las principales fuente de ingresos para muchos grupos alternativos, en estos tiempos de cólera y p2p) como en invitar al público a que visite su página web y compre su último disco.

Dicho sea de paso, Skapara tocan el tipo de música que es capaz de hacer bailar a un muerto… a los muertos sobre las tumbas de otros muertos más muertos todavía… y de convencerles para que bailen también. Toda su fama es merecida porque proviene de ahí, de ese talento para llegar a la raíz de la música, y no tiene nada que ver con el marketing. Son el equivalente nipón de los Celtas Cortos en sus buenos tiempos, pero sin el tema social flotando sobre las canciones. Hacen ska sin ser okupas, embutidos en trajes de nylon a medida, con sombrero y gafas de sol. Vienen del jazz más que del punk.

Pura elegancia que no desentonaba del todo con la semi-elegante Sala Heineken, antes llamada Arena. Digo semi-elegante porque carece de la cosa victoriana de las salas londinenes, por ejemplo, aunque también y por suerte de las palmeras de plástico que de vez en cuando decoran La Riviera. Además, tener un espónsor en el nombre es, hoy en día, una horterada en potencia. Gracias a dios Heineken no es Vodafone ni el IKEA ni las Galletas Cuétara: queda bien para un lugar de conciertos, creo yo, y no te lavan el cerebro con incongruencias sino con cerveza (Heineken o Carlsberg o San Miguel) que es lo suyo. Nos recuerda un comentarista lo cara que estaba la birra, un dolor después de hacer la cola. Pero vayamos al grano: en el escenario, con el grupo vestido de verde y sus logotipos verdes al fondo, casi parecía un anuncio de cervezas, igual que los anuncios de ron cubano, con esa falsa nostalgia literaria.

¿Cuál es el aforo de la Sala Heineken? ¿Dos mil quinientas personas? Y donde dije 2500 digo 1000. En cualquier caso, bastante grande y estaba llena hasta la bandera, a pesar de ser un martes y a pesar de los 24 euros de la entrada. Muy pronto me di cuenta de que me iba a resultar imposible acercarme al escenario. Había ganas de pachanga y habría mucho brinco, por la gracia y obra del ska. Comenzaron con el tema de El Padrino, no tardaron en aumentar el ritmo y ya no se detuvieron. Creo que sólo descansaron una vez, con una canción medio lenta. La audiencia aprovechó para tomar aliento, enviar al tonto del grupo en una expedición de avituallamiento a la barra, ir al servicio, liarse un porro. Mucho porro, mucha gente y mucho calor, pero la banda mantuvo el tipo y las chaquetas puestas hasta los bises.  Para el que aún no lo sepa, Skapara son un montón -en esta gira yo conté nueve sobre el escenario- así que a cada músico le correspondía más o menos un metro cuadrado de tarima. Se las apañaron bien y hasta parecían estar acostumbrados a evitar trombones y trompetas, agachándose los unos según los otros giraban sobre sí mismos. Siendo tantos, además, las posibilidades de que uno celebrara su cumpleaños eran muchas: hubo un feliz cumpleaños, versión ska, of course. Una fiesta que empezó y terminó pronto y que probablemente fue la mejor cerveza del mundo, digo, lo mejor que pasó en Madrid ayer martes por la noche.

Hoy (8/9) tocan en Girona y mañana (9/9) en Barcelona. Visita su MySpace para más información.

————————

  • Ah, visita también su web

———————–

———————–

Otras crónicas en Akane Indie:

4 pensamientos en “Tokyo Ska Paradise Orchestra: Madrid 7/9/10

  1. Hola!

    Felicidades por la crítica, también estuve en el concierto, y quería comentar un par de cosas. Soy seguidor de los Tokyo desde hace muuuchos años, y esta era la 4 vez que los veía, y sólo quería decir que fue un poco vergonzoso que el concierto durara tan poco tiempo (sobre todo teniendo en cuenta el precio de la entrada…y de las birras…) recuerdo la primera vez que vinieron en la sala caracol que el concierto duró algo más de 2 horas y al final hasta se bajaron a abrazar a los que allí estabamos…

    pero bueno, que de la parte buena…como siempre estos tíos son unas máquinas y a pesar de la pérdida del “cantante-show man” han sabido reponerse y aunque faltaron algunas canciones míticas, fue un conciertazo como siempre!!!

    ah sólo una pequeña corrección, el ska original es de traje de nylon y sombrero, es elegancia y melodía, a la grandísima mayoría de grupos de ska que han hecho historia, nadie los identificaría con okupas, eso es el ska-punk, que poco tiene que ver con lo que hacen estos señores…!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s